viernes, 6 de febrero de 2009

Pensamientos desordenados sobre el paro

El otro día leía en el periódico las nuevas cifras de parados en España. Ya hemos pasado la barrera de los tres millones y hace tan sólo dos semanas el gobierno aseguraba que en ningún caso pasaría de los cuatro millones. Mentira. Ahora, unos días después ya se aplican el cuento de "donde dije digo digo Diego" y ya ven probable que suceda. Las explicaciones que se nos dan son para tontos y echan balones fuera. Las declaraciones de Zapatero y sus ministros son contradictorias. Por un lado cada cosa que dice uno, la tiene que matizar horas después otro. Sin ir más lejos, escuchaba en un programa matinal al ministro de industria Miguel Sebastián dando a entender que toda la culpa de la crisis es de los bancos. Ayer por la mañana el portavoz del gobierno, José Antonio Alonso, en una entrevista en Tele5 aseguraba que "esta es una crisis global que nos afecta a todos y que el gobierno está trabajando enérgicamente para superarlo". Además añadía un detalle que horas después tuvo que matizar Rubalcaba: "la paciencia con los bancos no es limitada".

Es cierto que la crisis es de calado internacional, pero si nos paramos a ver las cifras de paro el resto de Europa y las comparamos con España no hay por dónde cogerlo. Para dicha comparación he ojeado las cifras en el Eurostat, la oficina oficial de estadística de la Unión Europea, y los datos de diciembre del año pasado ya muestran una clara diferencia frente a nuestros vecinos.

Pero si esta crisis nos afecta a todos, ¿por qué a España le afecta más que al resto de miembros de la Unión? La verdad es que no entiendo mucho de economía y siempre cuando oigo hablar en términos económicos los datos, nombres y cifras se me hacen difíciles de entender. He observado por otro lado la quietud de los principales sindicatos españoles que es cuanto menos sospechosa.


Por otro lado, y a riesgo de mezclar un poco las cosas, esta misma mañana hablaba en el desayuno con mis padres del PER, que consiste en sistema de ayudas a los jornaleros andaluces y extremeños mediante el cual se les conceden subvenciones del Estado porque supuestamente no consiguen trabajo en el campo. Esto ha disparado, desde que se estableció en época de Felipe González, la picaresca popular ya que es algo común la firma de peonadas falsas para poder así tener derecho a cobrar. El sistema consiste en haber trabajado durante 20 días al año y se tiene derecho a cobrar durante todo el año, esto ya de por sí es escandaloso pero lo es aún más cuando personas que no han pisado el campo en su vida reciben dicha ayuda. Lo más injusto de todo es que los jornaleros del resto de España no tienen ningún derecho a dicho subsidio.


En plena crisis, cuando el gobierno de Rodríguez Zapatero nos pide que confiemos en los bancos, que compremos productos españoles para que el desempleo no siga este ritmo imparable hacia los cuatro millones, parece que Andalucía se ha convertido en un paraíso para los parados de España. Se puede cobrar el PER, el paro y a la vez, si se puede, trabajar en negro. Realmente ni José María Aznar ni Zapatero se han atrevido a regular mejor dichas ayudas, por un lado si Aznar lo hubiera hecho, se hubiera ganado todavía más antipatías en la región más poblada de España. Rodríguez Zapatero tampoco se arriesga, pero la razón principal es el miedo a que el PSOE dejara de ganar en Andalucía (cosa que lleva haciendo desde que existe la democracia en España).


Creo que hoy me he levantado obtusa y eso se refleja un poco en la entrada de hoy. La verdad es que me preocupan mucho las cifras del paro y hace una semana acabó por ponerme más nerviosa las declaraciones de Arturo Vorosque, presidente de la Cámara de Comercio de Valencia, que declaró que los pensionistas dejarían de cobrar en el año 2012.


Más allá de visiones apocalípticas, lo cierto es que el gobierno debe ponerse la pilas y reunirse con los principales partidos de la oposición y bancos para llegar a un plan consensuado. Por ahora seguimos esperando a la próxima declaración y corrección pública... ya que todo debe ser matizado.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Bueno, hay muchos motivos que hacen que españa se haya visto más afectada por el paro. Fundamentalmente uno, el inmenso boom inmobiliario que hemos sufrido en los últimos años y que por fin ha terminado. La mala suerte ha hecho que coincida con una crisis mundial, lo que ha provocado que la mayoría de obreros e inmobiliarias abiertas durante el boom, se hayan ido al paro y no se hayan podido reubicar en otros sectores.
Por otro lado, hay que decir que por lo menos hemos tenido suerte con los bancos, ya que a día de hoy no consta ninguna entidad con problemas parecidos a los que están sufriendo bancos por todo el mundo, que habrían entrado en bacarrota de no ser por la ayuda estatal.
Saludos.

Paqui dijo...

Si bien es cierto lo que dices de la crisis del ladrillo, también lo es que durante los últimos tres años era un tema que se comentaba y debatía de que iba a suceder. El problema principal es que no se ha puesto ningún tipo de medida y se sabía desde hacía tiempo que iba a llegar a un tope.
Por otro lado, es acertado afirmar que el Banco Santander y el BBVA siguen creciendo, dando beneficios, a pesar de la crisis, y son todo un modelo a seguir en el plano internacional. Además el Estado lo que está diciendo ahora a los bancos es que presten dinero y Botín, muy coherentemente, ha dicho que si se prestara dinero a todo el mundo que lo pide pasaría lo que ha ocurrido en la banca internacional, por lo que es una irresponsabilidad.

Jordy dijo...

Paqui, excelente nota, increíble redacción, buen ordenamiento de ideas. Se me hace sorprendente leer en tus palabras preguntas, inquietudes, frustraciones y miedos compartidos. Se dice a menudo que los momentos de crisis también son momentos de oportunidad, pues permiten echar abajo viejos esquemas y construir nuevos paradigmas de pensamiento. Yo quiero creer que de todo lo malo, podemos sacar algo bueno: es momento de informarnos y de intentar conocer qué es lo que está pasando en el mundo, es momento de acercarnos como sociedad global. Es interesante, también, cómo el miedo y la incertidumbre definitivamente despiertan la necesidad de encontrar respuestas. Ahora todos las buscamos. Hagámoslo juntos. Mientras leía tu entrada pensaba que era exactamente el tipo de notas-ensayo que quiero para la revista. ¡Te quiero mucho!